martes, 10 de noviembre de 2009

La Maldicion de Malinche

De nuevo dos versiones de una misma canción.

En primer lugar la interpretada por Amparo Ochoa y Gabino Palomares, recogida en el disco que se grabó en el concierto celebrado en la Plaza de la Revolución de la Nicaragua Sandinista en 1983, y publicado como "Abril en Managua".



Y en segundo término la revisión que de la misma hizo la cantante costarricense Guadalupe Urbina en su CD "Luna de media cara" publicado a principio de los años noventa. Estupenda reinterpretación claramente feminista de "La Maldición de Malinche".



La Malinche deja de ser el "chivo expiatorio" y símbolo de la traición, y recupera su condición de víctima.

"...tu hipócrita que te muestras amable con el extranjero, pero te vuelves cobarde con tus mujeres del pueblo..."


PD: Esta entrada no es nueva, se trata de una actualización de la publicada en Junio. Por los problemas que el servidor daba para escuchar la canción de Guadalupe se ha cambiado la misma por un vídeo, que se deja ver y escuchar correctamente.

5 comentarios:

SOCCER FANATIC dijo...

Great blog woth nice photos and video clips.

For more links to technology, pls visit www.yasthirah.com

For more links to tourism, pls visit www.yastini.com

For more news on soccer, pls visit http://www.aptconnections.blogspot.com/

HAPPY BLOGGING!

Porverita dijo...

Me gusta la revisión de la maldición "coartada" que hace Guadalupe Urbina, que además canta cómo los ángeles.

Otoski dijo...

El lunes pasado en Libertad 8, uno de los mejores conciertos de los que he podido disfrutar en los últimos años.
Al salir a la calle pensaba, como es posible haber asistido a algo tan intenso, y que la gente por la calle no se haya enterado de lo que estaba pasando dentro, si debía salir más energía de allí que de todos los paneles solares de Madrid juntos.
!pa romperse la camisa!

Otoski dijo...

"Su madre la condujo hasta la salida del pueblo. Malinalli, con su cargamento a cuestas, se aferraba a la mano de su madre, como queriendo hacerse con ella. Como si ella misma -una fragil niña- fuese el propio Quetzalcoatl, luchando por fundirse con el sol para gobernar el mundo.
Pero ella no era diosa y su deseo fue en vano. Su madre le soltó los pequeños dedos agarrotados, la entregó a sus nuevos dueños y dio media vuelta. Malinalli, al verla alejarse, se orinó y en ese momento sintió que los dioses la abandonaban. Que no iban a ir con ella, que el agua que escurría entre sus piernas era el signo de que el dios del agua la abandonaba, y lloró todo el camino. Dejó regadas sus lágrimas por las veredas que recorría como si fueran marcando el camino que años má tarde habría de seguir de regreso, esta vez en compañía de Cortés."
pag.31

Malinche.
Laura Esquivel (2006)
Suma de letras.Santillana Ediciones

Otoski dijo...

Audiolibro:

http://www.youtube.com/watch?v=i-vvHdKaczs